Contratos Inteligentes: la mejor alternativa para mejorar los servicios de su empresa

El mundo está lleno de acuerdos entre personas, ya sean verbales o escritos, con términos y condiciones claros, estos son conocidos como “contratos”. Sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías, llegó un nuevo tipo de contrato que simplifica el proceso, los contratos inteligentes. Estos pueden ser definidos como acuerdos de ejecución automática escritos en lenguaje de programación e integrados a un software o programa, el cual está basado en el sistema de blockchain.

Este sistema está subido en Blockchain, es inmutable y descentralizado por lo que es altamente confiable. Esto se traduce en contratos que no podrán ser modificados luego de que ambas partes estén de acuerdo con los términos y se suba a blockchain, donde debe ser validado por todos las partes, evitando que un usuario mande sobre el resto o tome decisiones por su cuenta.

Recomendado: Conozca cómo están mejorando los procesos creativos gracias al Legal Design Thinking

Un ejemplo perfecto en donde podemos ver cómo se aplican los smart contracts son las empresas de Crowdfunding. En estos modelos de negocio las personas pueden crear un proyecto para recoger fondos, teniendo como objetivo la recaudación de dinero. Actualmente tanto las personas que publican el proyecto como las que invierten en él tienen que confiar en un tercero para hacer este procedimiento, por lo que existen empresas centradas solamente en esta operación, una de las más conocidas es Kickstarter. 

Con los contratos inteligentes no es necesario que haya ningún tercero, simplemente se programa un contrato que almacenará los fondos hasta que el objetivo monetario se alcance, para ser enviado al creador del proyecto. De no cumplirse el objetivo se devolvería el dinero a los inversores.

Estos contratos pueden ser usados en cualquier campo. Un ejemplo práctico puede verse en un puerto, en donde hay un acuerdo entre una empresa importadora y un comerciante, con tiempos de entrega, cláusulas y penalizaciones definidas. Pongamos como ejemplo que el smart contract termina cuando el barco llega al puerto (seguido por geolocalización). Si lo hace antes de la fecha acordada recibirá también el dinero con antelación, pero si por el contrario se demoró más y se había acordado una penalización por la demora esta también será efectuada inmediatamente y sin necesidad de ningún intermediario. 

Hay varios Blockchain existentes, pero el más conocido es ethereum, que fue creado para implementar contratos inteligentes. La ley colombiana impulsó en 2009  la Ley 1341, por la cual se definen los principios y conceptos sobre la sociedad de la información y la organización de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, de la cual se puede destacar el artículo segundo, enfocado en el principio de Neutralidad Tecnológica, el cual establece que:

“El Estado garantizará la libre adopción de tecnologías, teniendo en cuenta recomendaciones, conceptos y normativas de los organismos internacionales competentes e idóneos en la materia, que permitan fomentar la eficiente prestación de servicios, contenidos y aplicaciones que usen Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y garantizar la libre y leal competencia, y que su adopción sea armónica con el desarrollo ambiental sostenible”

Recomendado: Teletrabajo en Colombia, una modalidad que llegó para quedarse

Los retos que plantean estos nuevos contratos son innumerables. Si bien simplifican los procesos y los hacen más eficientes también el usuario deberá tener un mayor uso de las tecnologías de la información para poder acceder al mismo de forma efectiva.  Sin duda, los contratos inteligentes están a punto de convertirse en parte integral de nuestra sociedad, implementarlos en su empresa facilitará muchos procesos y además mejorará la confianza que pueden tener los usuarios con su negocio.

Las soluciones tecnológicas y las legaltech están transformando el mundo, por eso debe contar con empresas que lo orienten en este mundo digital, como Vigpro. Conozca más noticias del sector legal ingresando aquí.

Fuentes: